Presoterapia

La presoterapia es un tratamiento médico y estético que utiliza la presión de aire para realizar un drenaje linfático. Entre los beneficios de la presoterapia, se destacan el tratamiento de edemas, la corrección de alteraciones en el sistema circulatorio y la posibilidad de eliminar la celulitis, reducirla y prevenir futuras formaciones de celulitis.

El tratamiento de p
resoterapia se suministra a través de cobertores o botas (especiales para la presoterapia) que recubren las piernas y glúteos, a través de las cuales se realiza sobre el cuerpo una presión positiva que se va alternando en forma ascendente, por lo cual se le llama también presoterapia secuencial. A través de estas ondas de presión, la presoterapia estimula el sistema circulatorio, generando un drenaje linfático y contribuyendo así con la eliminación de líquidos, grasas y toxinas que generan la celulitis, edemas, linfoedemas y trastornos venosos como las varices.

 El sistema que da base a la presoterapia fue inventado en la década de 1960, en los Estados Unidos, por un grupo de médicos que buscaba solucionar los problemas vasculares que se padecen en el brazo luego de una masectomía (cirugía de ablación del seno). El primer invento consistía en un compresor que inflaba una manga de tela donde el paciente colocaba su brazo. Pocos años después, en Francia, un equipo de flebólogos le encontró utilidad para tratar problemas circulatorios y de várices, y creó el método conocido como “Frigibas”, un sistema más parecido a la presoterapia como la conocemos hoy.

A pesar de que se suele relacionar a la presoterapia con un tratamiento contra la celulitis, es mucho más que un tratamiento estético contra la celulitis. Las mejoras cosméticas que se logran con la presoterapia son consecuencias directas de beneficios médicos o, expresándolo de otro modo, los trastornos como la celulitis y las piernas varicosas, son en realidad expresiones estéticas de un problema clínico, que puede deberse a una mala circulación, y ese es exactamente el trastorno sobre el cual la presoterapia actúa.

La presoterapia logra reactivar el sistema circulatorio, aumenta la oxigenación del cuerpo, estimula el sistema inmunológico y tonifica los músculos. Además de estos beneficios médicos, encontramos entre sus ventajas estéticas que la presoterapia elimina la celulitis, previene la formación de nueva celulitis, y modela y reafirma glúteos y piernas.

¿A quién va destinada la presoterapia?

Si quisiéramos agrupar a los pacientes que escogen o se les recomienda la presoterapia, podríamos comenzar por dos grandes grupos:

- Quienes necesitan solucionar un problema médico: ellos recurrirán a la presoterapia para resolver trastornos del sistema circulatorio, eliminar várices o edemas, o tratar problemas de vascularización o de irrigación que surgen en un postoperatorio (por ejemplo, la presoterapia se suele aplicar no sólo en piernas y glúteos, sino también en los brazos de alguien que ha pasado por una masectomía).

- Quienes desean obtener una mejora estética: entre estos casos, el más común es el tratamiento de la celulitis y de la obesidad, ya que la presoterapia ayuda a eliminar la celulitis acumulada y a prevenir futuras acumulaciones adiposas que generan más celulitis, al mismo tiempo que modela el cuerpo, reduciendo centímetros.

Por lo tanto, se recomienda la presoterapia a personas que sufran de alteraciones en la circulación de retorno (venosa y linfática), que padezcan de linfoedemas, edemas postraumáticos o de insuficiencia venosa, y que padezcan de várices.

Al mismo tiempo, la presoterapia es un buen tratamiento para aquellas personas que deseen adelgazar, y acompañar una dieta con un tratamiento modelador que, mediante la técnica de la presoterapia, ayude a potenciar el descenso y a modelar y tonificar el cuerpo, evitar la retención de líquidos, eliminar celulitis y evitar la flaccidez característica de la obesidad o de cuerpos que han sufrido un descenso abrupto de peso.

También se recomienda el uso de la presoterapia a quienes se realizan una liposucción, aplicando sesiones de presoterapia antes y después de la cirugía, lo cual contribuye a que el tejido quede más firme (la liposucción en sí misma no garantiza la desaparición o prevención de celulitis, ni la firmeza).

Al servir para tonificar, la presoterapia se está comenzando a utilizar como complemento para deportistas. Al contrario del ejercicio físico y otras formas de tonificación, al finalizar una sesión de presoterapia se sienten las piernas más livianas y descansadas, a causa de las mejoras circulatorias, que son la base del tratamiento.

Por último, es importante destacar que la presoterapia es uno de los pocos tratamientos estéticos que no están contraindicados para embarazadas. Siempre con la supervisión y recomendación del obstetra o ginecólogo, una mujer embarazada puede recurrir sin problemas a la presoterapia, para evitar la formación de celulitis o para reducir edemas o pesadez en las piernas.


Comments